Un paseo en coche hasta Markina, una agradable conversación y las fotos salieron solas.