Una tarde recogiendo hojas y una mañana con ganas de sacar fotos, no hizo falta nada más.

Gracias rubia por dejarme publicar!